lunes, 13 de diciembre de 2010

Las primeras lineas

Muchos bloggers comienzan su primera publicación explicando el motivo por el cual han creado un blog y agregan una observación de lo que se verá en el mismo... regularmente suelen "traicionar" sus principios y hacer algo diferente, o siguen sus reglas y... se convierten en una gran ración para merendar que apreciamos los parásitos y los más sofisticados degustadores por igual.

Taquigrafía grajica ha encontrado su tipología como hace un insecto en su entorno, palpando con las antenas en busca de una respuesta. Ha sido a base de experimentación como ha encontrado su lugar en el baile. Y puede que sea el peor lugar, uno al que nadie desea acercarse. La podredumbre del pájaro muerto sólo llama a las moscas. ¡Bienvenidos mis queridos dípteros!       

Seguirán viendo; Verborrea sentimentaloide introspectiva con cargas de sincero pesimismo, o si no hay mucha intensidad para trabajar con esto (por mi distimia degenerada), utilizaremos la verborrea en su estado puro y neutral. Oh, sí! Después vendrá el típico relato o cuento... depende de cuanto tiempo tenga. Le siguen los wacareos y finalmente una critica, reseña o ensayo de algún libro, grupo, cantautor, serie, film o videojuego. En ése orden, ciclicamente. Así es como se ha configurado Taquigrafía grajica.

Me gustaría brindarles productos más comestibles, como tópicos curiosos sobre temas científicos, o profundos pensamientos acerca de la sociedad, pero para mí, el conocimiento, sólo sirve como fuente de inspiración (por no saber que otra palabra menos florida utilizar), no tengo ningún interés en iluminar las tinieblas mentales de la humanidad...tampoco puedo divertirlos con irónicos diseños y fotos, es una lastima que no tenga madera de diseñador, comediante, ni la valentía del plagiador.

Cuando introduje las primeras lineas de Taquigrafía grajica sólo pensaba en desahogar mis cromáticas frustraciones, imprimiendo en cada wacareo el aroma de la humedad que invade los rincones de mi casa, y quería exhibir el germen depresivo con el cual cohabito; la decoración interior, ustedes que han leído parte de mis entrañas... jajaja, no me lo podía aguantar, perdón... entradas, ya la conocen; por no decir la exterior que es más que obvia. 

Sé de antemano, que mi blog, no es muy popular y es un gusto escribir para feligreses fantasma, créanme. Y para las moscas que conozco personalmente, o bien, digitalmente, les mando fraternales cabezazos de reno en celo. 

Aquí les dejo el link para las primeras lineas; un documento desabrido llamado Sucubo improvisado que si logro construir Murmuran las brujas (selección de wacareos con elementos paganos), será incluido junto con Coward (obra en proceso): http://taquigrafiagrajica.blogspot.com/2009/10/sube-la-fragancia-de-sus-pies-tribal.html

Aaaahh! Maldito frío! Exijo un par de guantes de lana y una concha sumergida en chocolate caliente.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Grizzly bear - Two weeks

Escritor y critico es oficio que se le acomoda a cualquier lomo de bacalao. Por eso hoy me doy a la tarea de ser uno de tantos tontos que se pone el saco. Ya en el papel de critico, tomaré cartas en el asunto, quiero decir, tomaré la canción a criticar, al azar, la radio la ha elegido ya, escuchen:


Grizzly Bear - Two Weeks

Podemos saltarnos la parte en que declaro lo repugnante de éste vídeo, porque es posible que esas caras descompuestas sean realmente el objetivo del autor... y sí, son repulsivas, pero al mismo tiempo dan ganas de una risa incomoda. Sobre el aspecto técnico... bien, es cierto que no hubo horas de ardua producción.

La letra es de lo más simple y el corito no ayuda mucho a la voz principal, en lo particular ese tipo de voces al estilo Beirut me dan flojera. Lo único que se salva, es el piano, la bateria y el sintetizador, que le dan a la canción un armónico tono infantil-religioso de nueva generación. Lo siguiente pueden omitirlo, datos de la banda que ni a mi me interesan.

Grizzly bear es una banda neoyorquina de folk rock pop psicodelico experimental que gusta de utilizar la voz de sus integrantes, además de guitarras, teclados, omnichord (juguete electrónico similar a una guitarra, pero también a un teclado), batería, entre otros. Integrantes: Daniel Rossen, Christopher Bear, Ed Droste y Chris Taylor. 

 Por cierto, no los detesto; Ready, Able es muy buena rola, aunque tampoco su vídeo se salva de ser abucheado. Cada vez estoy más convencido que la intención primordial de estos músicos es la de materializar pesadillas en un matiz solemne, lo cual les da la etiqueta de tétricos. Puntuación en una escala donde el 1 es intolerancia y el 10 orgasmo; les doy un 5 de mediocres. Y les daría un seis por originalidad, pero resulta que su estilo me recuerda mucho a Fleet foxes.

martes, 16 de noviembre de 2010

De Humanoides


De humanoides es la estética estéril,
las cartas tibias,
una leve ceguera invernal;
de ellos vienen los despojos de amargura
actuar naturales ante "los verdaderos"
y ya inmersos dentro de sus propias soledades, escocerse los huesos
recurrir inútilmente al abrigo descarnado

...a imaginarse...

De humanoides son los dolores de uña
por vacíos que amplían sus radios de agresión
y no hay abrigo descarnado que cobije,
porque ellos se alejan
¿por qué se alejan, si se entienden?

Es porque entre humanoides hay compasión...
hay compasión.

Y de ellos vienen teatro y circo
por una sed de ser y terminar no siendo
de querer con el buche lleno y terminar sin ser queridos
o ser queridos y terminar grotescos por tanto cariño mal traducido.


Es de humanoides terminar por fastidio lo que empezó luchando por ser algo más que un simple borrador;
y mandar a la horca sus anomalías, frases faltas de sangre, para una deficiente publicación.

jueves, 14 de octubre de 2010

Él sorbe


"Vivía a cierta distancia de su cuerpo, observando sus propios actos con mirada furtiva y escéptica. Poseía un extraño hábito autobiográfico que lo llevaba a componer mentalmente una breve oración sobre sí mismo, con el sujeto en tercera persona y el predicado en tiempo preterito."  
James Joyce 

Ya entre ellos, y con el pensamiento enternecido por etílico ... era 1999, era una lluvia suave; corríamos sobre mojadas canchas de concreto. Ella era de una palidez eléctrica y lo perseguía furiosa, "no te burlaras de mí" pensaba, sin sospechar que él se dejaba alcanzar y sólo forzaba su captura para sentir sus manos presionando los brazos, o con cuanta desesperación le tiraba del suéter; luego caminar a su lado, en calidad de prisionero, verla tan próxima, su cabello lustroso, negrisimo, sus ojos adormilados, parpados hinchados, sus labios constreñidos, pero ligeramente. Olía a fresa. Al saludarla ésta noche, olía a su marido y a la leche materna cuajada que su hijo le devolvió. 

A él no lo tomaban mucho en cuenta, ni aún ahora provocaba alguna, remota, fuente de entretenimiento natural. Sin embargo de alguna manera extraña podían confiar en él, ya que a él contaban todos sus problemas, lo que luego degeneró en una perdurable angustia ciega. Fue un fin de semana cuando de camino a la plaza se toparon con un oso, que toda la gente estaba inmóvil y pasmada y que fue inexplicable el motivo por el cual su dueño lo llevaba encadenado del cuello a través de las calles, pero que el evento extraordinario no se comentó hasta pasados ocho años porque en televisión comenzaba una nueva serie de animación japonesa. Y el gran día, lo planearon esa misma tarde en el patio trasero, los cuatro debían elaborar una frustrante y no por ello menos aburrida exposición, mas recostados en el suelo, hablando sobre vulgaridades, riendo hasta el espasmo estomacal, de pronto deciden continuar la excavación de la semana anterior, no había un objetivo, razón o motivo especial para hacer aquel escandaloso agujero en la aridez, pero al hacerlo era como si hablaran; a cada palada, a cada golpe de tierra, le respondía otro igual, formando una especie de sinfonía labradoresca en la que todos participaban. Y entonces uno de ellos calló y contemplando la frondosidad que se alzaba al otro lado de la barda, preguntó cómo podría subir y ver "el otro lado". Saúl nunca había trepado al tejado, pero sabía que había una vieja escalera de madera entre el baño y el cuarto de sus padres, así que debían ser muy cuidadosos al pasar por ahí, cargarla y moverla con cautela, sin despertar a la madre. No contentos con descubrir el exuberante jardín decidieron explorar por el angosto puente que se formaba entre la división de las casas, y al llegar a un punto intermedio, Julio que iba a la cabeza de repente se tiró (se desplazaban gateando) y todos le imitaron temiendo ser descubiertos. Poco a poco, casi al mismo tiempo, fueron levantando la vista. Había agitación abajo, a un costado suyo: tras una ventana alta segmentada en seis rectángulos, una joven con falda escolar y una sudadera verde olivo cerraba sigilosamente la puerta de su habitación para luego pavonearse frente a un espejo de pared; acariciaba sus piernas, de espaldas se arqueaba, mirándose preocupada el trasero, sus manos inquietas entraban y salían bajo las ropas, de pronto elevó la falda dejando ver un par de primorosas nalgas al descubierto, también las cejas de ellos se elevaron, desnudó sus pechos y llevó su mano izquierda bajo la falda, cuidadosamente la desabotonó y dejo que se deslizara hasta el suelo, mostrando un adorable pubis femenino, nuestro primer pubis femenino. Se alejó y recostó en la cama. Sólo alcanzaron a ver sus piernas oscilar entre las sabanas. Volvieron con regularidad, sin llegar a encontrarla de nuevo. Saúl no habla de ella... como un pacto en silencio se acordó no hacer mención obscena sobre ése día, fue un momento sagrado, y Saúl su protector indiscutible.

Nadie dudaba que Saúl continuó disfrutando de funciones similares, aunque se aguantaban el morbo en los pantalones por lo celoso que resultaba ser, y en vez de la típica ebullición de la sangre; Saúl convertía sus eróticos encuentros en obsesivas vigilias románticas, rindiendo un culto a la vegetación que ocultaba la habitación, a la distancia perfecta que lo hacía imperceptible, y sobretodo a ella, mujer anónima capaz de adoptar caprichosas variables de personalidad.

Un sacapuntas en el escritorio, recuerda al silencio experimentado aquella mañana de Diciembre, cuando el fresco convertía la humedad de aquella casa en una sustancia arrulladora, los despojos del lápiz, el bolígrafo derramándose, la ilustración hecha, una soledad que retumba con sabor a  galletas de nuez espolvoreadas. Y la cinta de un cassette, con su pegajoso ruido tras la voz y ya en cinco segundos sobre ella. Daban ganas de levantarse y bailar con total falta de armonía ¡Al carajo la armonía!. Luego todos llegaron, reían. Julio sacó la cajetilla de cigarrillos y juntos abnegamos el cuarto de humo. Salimos sofocados... apestando. Nos sentamos en la banqueta y sin darnos cuenta el incendio se produjo tras nuestras espaldas. El pánico y la culpa nos desfiguró la cara.

¿Qué ocurre? Julio debió rememorarla. Ahora Saúl está sobre él y le propina contundentes porrazos. Los han separado, Julio sangra, permanece noqueado en el suelo de madera. ¿Y ahora? Saúl bloquea una tos nerviosa y no puede evitar el llanto, luego todos lloran, lloran pero también ríen, lloran riendo, yo también. Y él me mira, y yo la abrazó a ella, a su esposa, con la peste de leche cuajada encima, y descubro el aroma a cítrica fresa entre sus cabellos, justo en su nuca. Pienso que no toda ella es de él. Su nuca tiene una oportunidad conmigo, y en voz muy muy baja, digo, no a ella, a su nuca; "Quiero leche rosada".

miércoles, 8 de septiembre de 2010

~ 0 ~

No he curioseado lo suficiente en el basto universo del tarot, sin embargo he encontrado una carta que casi se estampa en mi frente; me refiero a El Loco, The Fool, Le Mat. El loco es el principio y el fin, el caos, y como tal, le corresponde el número 0.

La wikipedia dice: 
El Loco es un joven que combina sabiduría e insensatez, hace las cosas al tuntún pero, curiosamente, están bien hechas y es normal que sean así.
El Loco es quien va perdido y sin rumbo. Se trata de una criatura que parece no vivir en la realidad; una criatura a quien nadie toma en serio y que vaga de un lado a otro, aparentemente sin saber qué busca ni adónde quiere llegar.
 También puede referisre a una incapacidad de integración o falta de objetividad. El loco "the fool", es la virtud de ver el entorno de una manera diferente, mente abierta, facilidad para inventar historias o cuentos (sin referirse a la mentira), habilidad creativa.
El loco es un vagabundo, un eterno buscador, inocente hasta lo pueril. Su sombrero de bufón es un símbolo falico que representa la creación mental. Su bastón le permite un equilibrio entre lo espiritual y lo mundano, conectando el cielo y la tierra. El perro que lo sigue es todo aquello que lo ata, su pasado, problemas; ese ladrido que nos despierta cuando estamos a punto de caer por el abismo. En la baraja tradicional lo encontramos como el Joker, una versión simple y relativamente moderna. Si en la lectura se revela al revés, puede significar un caminar sin objetivos, el eterno retorno, un estado letárgico o el autoengaño.


En una lectura promedio: Debe meditar sobre sus elecciones, tal vez sean impulsivas y por lo tanto equivocadas.

Sobre trabajo y estudios: Eventual, sin control de nadie, autodidacta y emprendedor.

Económicamente: Despilfarra. No le da mucho valor al dinero.

En la amistad: Mucha y buena, pero con gran independencia.

En la familia: Todo bien, pero apartado.

Salud: Ha de cuidar sus pies. Es vulnerable a padecer ciática (?).

En el amor: Autentico, con gran pureza y sin esperar nada a cambio.



jueves, 19 de agosto de 2010

Menudo parche

Me siento idiota al esperar que un "me gusta lo que haces" salga de sus dedos, ya que el contacto auditivo es pedir demasiado. ¿Qué les cuento? En serio no sé. No sé que hacer... aprender a leer las cartas.

¿Qué hay de deshonra en brindarles el espectáculo por el que pagan?

(La imagen simplemente me gusto).

Para la siguiente les prometo un interesante comentario sobre algún espécimen folclórico, un cryptoamigo, datos de calidad de vida en el mundo, tal vez sobre el tarot o de Ensayo sobre la ceguera de Saramago que estoy a punto de terminar.

 En lo que me sienta más entusiasmado y conocedor.

Bye.

martes, 27 de julio de 2010

Leche agria

Una lata oxidada con perdigones...
La mecedora crujía bajo el peso de Susana y sus nueve gatos...
Yo decía - no me creo -decía yo.
Afuera los paraguas dislocaban sus brazos... no había lluvia.
Afuera, tormenta negra de arena.
Y llenaba las bocas y las narices y la asfixia acudía.

La hija parte el pan de natas.
Fósiles se resquebrajan en el subsuelo...
La tierra mastica.
Las moscas rondan el cadáver de pez relamido... viseras.
Lejos, gritan mujeres, engaño del viento.

Oran mis padres.
El tumor en la mucama le deja finalmente dormir...
Me duelen las vertebras, rechino los dientes, las miro a ambas.
Cesa...todo... en su silencio.

Las patatas siguen verdes.
Y aún con el polvo avanzamos por el llano.
Suprimí cualquier expresión en el rostro.
El caballo logró mover el carro, quedaba el viejo ímpetu en sus tendones
Y Susana se inclina cediendo triste en mi hombro.

"¿Qué piensas encontrar allá?" preguntaban severos.
Jamas sabre darles una respuesta honesta.
No estoy seguro, como vivir la realidad.
Si hay incertidumbre en mi estomago.
¿Como seguir rumiando un neutro bocado?

Jamas dije a nadie, cuanto me temo, lo mucho que dudo amanezca.

martes, 6 de julio de 2010

Hecho y por hacer

Tener la cara en purpura.                                                                                  
 Armar un espantapájaros.
                              
           
 Viajar a Irlanda, Noruega, Chile, Canadá y Camboya



Publicar mi bestiario, mi colección de Cuentos, la de poesía, mi novela fantástica.



 Ver el final de Carnivale.                  Vivir en un carro de gitanos.

Disfrazarme de graju.          Conservar los pocos amigos que tengo.  
                                        
Y lo más difícil...  encontrar a alguien tan amargado y zafado como yo. Bonita e interesante... y claro, que me corresponda.
                          
         O ya de buena gana aceptar  la vida de ermitaño.

miércoles, 26 de mayo de 2010


Diablos sin tragedia


Sonó la puerta; con anticipación sabía quien era por la forma en la que la golpeaba.


Había invitado a 2 que 3 pero no más de 7 pero si menos de 6 amigos. En realidad yo no los había invitado, ellos solos por sus medios se colaron efusivos para verificar como me encontraba, y para repartirse la hierba. Mi casucha estaba hecha una reverenda porquería, y yo estaba peor y apenas me podía levantar del suelo… así que envíe a uno de mis subordinados a correr al tío con gafas oscuras, pelo en pecho, que nuevamente llamó nervioso a la puerta.

Jodorovski. Lo había enviado la abuela a cobrar el alquiler y mientras yo, me moría de hambre y no tenía ni un puto centavo. El tipo tartamudeaba sudando hasta cuando reía. Monseñor Jodorovski también era conocido como “Joderos a tú…” el final siempre variaba según el gusto de cada deudor.

La abuela al parecer había decidido continuar viva hasta recibir el pago total del adeudo.

Llevo tres días sin comer y el tarado de Josue ya invitó a pasar cordialmente a monseñor Jodorovski… ¡Maldito calabacín traicionero!... más ahora recuerdo que aquel tipo es nuevo, lo conocimos si acaso… lo conocieron si acaso antier y ahora lo aprecian más que a mí, debe ser porque es simpatiquísimo y los provee de hierba buena, barata y en bolsitas.

Debería comprar uno de esos perros rudos que regalan en las perreras; mi primo dice que funcionan los primeros meses y después de un año se vuelven consentidos como Pantufla, la perra de la vecina; un estuche de monerías que olvidó como ladrar… mientras pensaba en esto, Jodorovski ha amenazado con timidez en desalojarme.

Tal vez debería eliminar a la abuela con mis propios métodos. Pero entonces la prima Marisol se quedaría con todo, ya que seguramente ella es la heredera, su adoración… relinchando de títulos, premios y condecoraciones. Desbordante de éxito.

Al no recibir ni un suspiro, el cobrador se ha ido; lo ha hecho derrotado, preocupado, cuidando cada paso para no derrumbar los bloques de periódico, cubriéndose la boca y las fosas nasales para no inhalar el humo intoxicante, y cerrando la portezuela lentamente para que no se venga abajo… le ha pasado antes. Dio tantas muestras de  arrepentimiento que terminó reparándola, desde entonces funciona a la perfección, pero él no se arriesga a pasar por lo mismo.

Los demás habían terminado ya las transacciones, y yo seguí ahí tirado. El techo verde limón se caía a pedazos. Cerré los ojos y junté las manos sobre el tórax. Olvidé cuanto tiempo pasó desde entonces. Luego los abrí, giré la cabeza y pude ver que la puerta seguía abierta, pero enfoqué toda mi atención en un papel doblado que se encontraba entre ambos, la puerta y yo. El aire calido que entraba por la ventana lo arrastraba a la salida. Sentía unas ganas enormes de levantarme e ir corriendo a tomarlo, como si el papel me amenazara con largarse. Así que, me apoye en un costado para darle la espalda e ignorarlo. Pero su presencia me gruñía con fuerza y era incluso peor que cuando lo veía; la tinta impresa comenzaba a desbordarse, el papel sangraba como loco, y la mancha se extendía, eclipsando la superficie, devorándola para dejar en su lugar un tremendo orificio. Finalmente me tocó con su baba negra y húmeda.

Me di la vuelta horrorizado. El papel estaba quieto, apenas distando unos centímetros de mí. Extendí el brazo. Lo alcancé. Era un volante. “Pizza y refresco por 25$”. Se me retorcieron las tripas. Por detrás tenía un mensaje escrito a pulso, simple y elegante; era la nota de uno de mis muchachos, decía que esta noche tendría una cita con alguien muy especial, y se despedía con una carita sonriente guiñando un ojo. Por supuesto que lo primero que se me vino a la mente fue la imagen de una mujer madura, atascada de maquillaje, con escote, tacones altos, mini-falda y medias.

Recostado en mi cama a la media noche, escuché tocaban a la puerta, no había podido pegar los parpados y ahora me sentía indispuesto a levantarme, abrir la puerta y conversar, para por último  retozar como conejito con la linda mujerzuela en mi pequeña pocilga.

Una vez más, como era de esperar, se escucharon los golpes. Me quede paralizado; ahora habían resonado con gran furia, y el sonido no provenía de la entrada, si no de la mesa circular a unos metros de la habitación, la cortina que me impedía la visión se elevó con el viento, revelando lo que parecía ser la silueta de un sujeto.

Contuve la respiración, porque me era similar al bufido que emite una maquina de vapor. Pronto la cortina se plegó, y lo que lejos era una figura oscura, una sombra,  ahora era una criatura similar a un ser humano, pero sin piel. Músculo y cartílago a la intemperie, atravesado por venas y arterias cual gusanos. Cuanto más se acercaba, más podía distinguir una sonrisa violenta en su rostro. Luego se sentó a mi lado, enrojeciendo las sabanas. Me miró, sin verme todavía, porque sus ojos eran como canicas de hueso sin vida, como los de un muñeco. Sin embargo no dijo una sola palabra.

Entonces yo comencé a suplicar por mi vida; un recital desesperado de balbuceos, siseos y murmullos ininteligibles. Y el diablo habló, con una voz profunda y chirriante, ebria y rancia, que enmudeció la mía. Quiero tú alma, dijo él. ¿Cuánto ofreces?, pregunté por mera costumbre. Riqueza, poder, encantadores gozos terrenales hasta la tumba, respondió. Acepté sin pestañear (no era una opción, estaba inmovilizado) y con tanta emoción hasta le estreché la tibia mano despellejada.

Y así fue como estafé al diablo vendiéndole mi alma que no valía ni un centavo… ¿Qué cómo lo sé? Después del coma que sufrí  tras su llegada, él volvió, en su patética forma de sátiro con cola de terodáctilo. Pretendía asustarme con una danza chusca y llena de rabia, luego gritó su pena. Asqueroso mortal desalmado… tú alma no me sirve ni para limpiarme los sobacos, chilló mientras se alejaba trotando.


    La abuela finalmente murió, como era predecible no me heredó la casucha, pero para mi sorpresa tampoco se la dejó a mi prima Marisol. Jodorovski fue el afortunado. Al parecer sostenía amoríos con la abuela; esto me lo dijo su esposa, a quien conocí por casualidad en el supermercado y quien decidió desquitarse conmigo en la ducha. Se divorciaron. Él se quedó con mi casa y yo me quedé en su casa a vivir con su mujer. Más tarde el pequeño Josue dejo de ser un novato e hizo crecer su propia microempresa. Hoy por hoy es uno de los grandes jefes de la mafia; alias “el Mesías”. Por los buenos tiempos (?) me obsequió un buen montón de plata, y un viaje a Dinamarca… de ahí no volví jamás.



                                                          Jeeee-ha!

lunes, 24 de mayo de 2010

Hasta en las comisuras de las uñas

Ya hacía un buen que no entraba a escribir. Esto lo hice ayer, en una de esas ocasiones en que la noche comienza a hacer estragos, te enferma, y las palabras se vienen en sobredosis y tienes que soltarlas, no hay de otra, ellas lo piden, tensan las yemas de los dedos. Y aunque no sé bien si lo que escribo contiene sentido, de algo estoy seguro... contiene significado, es la carga del sueño despierto... veneno ineficaz, tanto o más que su dueño.

Quieras o no quieras.
Extraje lo suficiente de su textil y primer y único contacto
Oligrafía con detalles de fabulosas cornamentas.
Notando sutilmente por las plantas de los pies el alfombrado de cazador
y un polvoroso sombrero de arlequín... esto no debe continuar, elaboraré algo nuevo...

En vista de un efecto nulo y su contraproducente nausea, les dejaré esta otra aberración, un poco más de acuerdo a lo que siento en éste bólido momento (con confecciones improvisadas)...

¡A la mera manera hexápoda!


Mis latidos gástricos escurruñan
un claxon al abrir la geta
el lenguaje de las crucarrachas
macabra composición comienza con la descomposición
¡Filetes! kruaj taj traj rg carj craj ts-ts, chaja
crffaj-aj fjtj gsjajgsh.

Machaca, burbujugosa mugre sangre enchamuscada,
crujidivertido, pocas pecas en silencio engutivo,
notece, huélase, tire de la manija desperpanturrada,
retuerza la bofa, la bofa, bofa pictórica
filos agudos vengativos disparando
luego la coagula encostrando.

Glotona herrambre de maloliente fodonguez
¡ Retuerzace!
Regordete
Retoce
Retuerzace
con todas sus fuerzas...
Retuerzace.

jueves, 22 de abril de 2010

Para: ...

Les diré algo, eso es justo lo que haré. No voy a relatar mi total estado de anulación, no diré el porqué, no relataré un cuento, voy a callar mis quejas, no pretendo ritmo, ni un poco de armonía. Tengo hambre. Volverá la culpa. Sé. He escrito un tanto de vomito, pero no se los mostraré, no es que sea intimo y vergonzoso, no, más bien se trata de el apego que mi manuscrita tiene por el papel, la tinta no sede a él, y me resulta tan de mal gusto arrebatarla para venir a taquigrafiarla aquí, como una estampa digital. Escucho All the things that go to make Heaven and Earth  de The new pornographers, no me gusta, es divertida, pero no podría escucharla otra vez. Ahora es Ingrid Michaelson con Overboard, muy pop. Es extraño que no tenga ganas de desvariar. Hoy me siento disponible, para tolerar curiosidades existenciales de mis camaradas, aunque prefiero no hacerlo. Veré mi correo, no en este momento, pero lo haré. Hoy dejaré de pensar, o mejor dicho, pensaré con falta de dirección, no le veo objeto seguir torturándome. Consideremos esto una carta.

Deseenme suerte.

jueves, 11 de marzo de 2010

Aviones de papel


"I invented you and I will destroy you."
Los Campesinos!



Llevo catorce aviones en el aire, y aquí estoy yo, con el leproso cielo cayéndome en pedazos. Probablemente fue en la fiesta donde no fui invitado, ¿o lo fui? seguro que sí, sí, me estremecí y perjure fornicar, pero la ruptura estaba hecha y pretendí conocer de lo que hablaban... me tragaron sus ecos. Desconozco sus cuentas, sus ábacos recuperados, la historia retrograda que con alegre furor relataban. Y otra ruptura, un salto irrazonable...

Recojo ahora el avión menos apto al vuelo, lo abro al pobrecillo en funesta autopsia, sus alas cuadriculadas proyectan el día que no quise ser yo, que dejé en su estante la cámara fotográfica y no acudí a la entrevista de trabajo, mire los espejos de la estancia, cuatro lentes, cuatro observadores... las tijeras del cajón abierto a mis manos y entre sus filos mutile mucho de lo que llamaban cabello, mi sucio pelo... mas ya en el autobús frenético apunté:

"¿Qué estos giros deteriorados son como yo, y sus ruidos mi voz?    NO ME PROYECTO NO LOGRO PROYECTARME"


Bah, lo contraigo en mi puño y lo guardo en la maleta para aproximarme al siguiente en desastroso aterrizaje, y expuesto a mis ojos lo leo con recelo:

"Hombre calvo toma té negro... mujer reprime las caderas ante la música personal que juega en sus orejas... niños patean un pájaro muerto... les odio... un hombre con su perro, mira con detenimiento a un caballo cagar... ya lejos, imagino al mismo caballo correr entre nosotros; ciclistas...y, !por dios¡, esa idea no viene de mi... una película... seguramente" 


Podría desplegar cada uno de ellos, ¿pero de que sirve? Ya los he regurgitado, en mi sistema no están... además, en su mayoría transportan algunos cadáveres de caricaturas, así que arrancó de las sombras la última proyección, del muro amurallado, de la blanca nada, de la casta pulcritud... las formas se van, me voy perdiendo en ocasionales personalidades, todas yo, todas rotas, culpando a la propia proyección en la que mi cuerpo se ha fugado, en la que he dejado, mi sombra, y frescas palabras con crayola:

"Preguntas qué siento
Estas luces estériles      no me pertenecen
por eso las absorbió un espejismo...


TAL VEZ NO SEA MUCHO
PERO ME SOY ES SUFICIENTE...            la carroña"


Y una vez abiertos los cerrojos de mi habitación, tras saborear los perezosos parpados del cielo, de un perezoso día, veo: vacío mi refrigerador, tres de los cuatro espejos destrozados, la alfombra rasgada, mi techo descalabrado... me complazco... y tirado en el suelo, reúno los sucios cabellos entre mis manos, los alzo y froto contra la mejilla, diciendo, formulando:

"Gotea sangre en mi techo, no deja de fluir, dejaré el rompecabezas desarmado, paren los pelos de crecer, no pienses en restaurarlos, olvida volver, olvida volver."





martes, 23 de febrero de 2010

Soy Radiactivo

Soy radiactivo
No... pero ojalá lo fuera.
Raro sería, y mi cuerpo todo quemado.
Mas yo haría otras cosas...
colgarme de las ventanas,
asomarme a través de ellas,
besar chicas guapas sin cuidado:
verde y luminosa fosforecencía en sus labios
y las volveria a besar...
pero ahora en la oscuridad.

*Co-escrito con Maggoz en una charla en línea

lunes, 22 de febrero de 2010

Has alzado el brazo

Gritar en torno a su cuerpo lívido... -función de intrascendencia.
la contundente reacción del tiro fallido: pag!
botas pesadas de lana deja caer (sonido sordo, olor de húmedos pellejos disueltos)
suspira bajo las sabanas, fluyen: pellejos, destellos, pensamientos
tanto
que aerostático se eleva 
va, va, sube y percibe esos acantilados 
desde arriba plasma verde, tejados...
mukulavish escurre el hueco entre su cielo y su nariz.


Bárbaros gritan
¡Gritar!, míralos... diminutos
 y al gritar ya gritado y entre tanto griterío
el contundente escalofrió
poros atentos
ni el polar oso con su piel cubrirá.


Los rieles no fueron hechos para correrlos
no todos
no es por mucho suficiente
mas intenta...
ven, baja, prueba y ya


Ladearan sus sombreros, desaprobando tu esfuerzo.


Dime, dime! retrocederás? corregirás tus pasos? 
a quién más gritarás?
a mi
tú o yo?
forma de mi. 


El final me suena, si tan sólo supiera el porqué. 
Tal vez ellos te devoren.

Que sean ellos; pajaros azules de plumaje eléctrico por fricción.

No sus letras.
No sus pautas.

Que el rapto se produzca; en la clase de química

Sí, devorarnos deberían.

jueves, 18 de febrero de 2010

Febrero 7 del 2010

(Descalabro de diario)

Este texto a sido editado y desfragmentado para su rápida digestión:

Apenas a una semana de escuela, estaba desesperado por salir... así que telegrafié y telefoneé a la Vizcacha, ya que el buen Maggoz nos había advertido con anticipación que estaría ocupado. Comprar la Ilíada para la materia de Literatura Grecolatina e ir a degustar un desconocido grupo de folk, eran sólo pretextos para salir a caminar (una de mis actividades favoritas). Sin embargo mi condición de obsoleto me obligó a vagar solo... hace años que no tengo teléfono celular. Y es que, siempre que tengo algo de plata me la gasto en cosas que supongo en el momento son, o deberían ser más importantes, como un disco, un libro, un boleto para un concierto, reproductor de música, comida, transvales (vales de transporte), pilas y finalmente: El cuaderno.

Es mi deber informarles sobre El cuaderno. Claro, tengo varios cuadernos, pero sólo algunos de ellos merecen ser El cuaderno. Se podría pensar que El cuaderno es una especie de diario, y podría serlo, pero El cuaderno se concentra en otros asuntos más relevantes, al menos para mí; reúne todas aquellas ideas, intentos de poesía, tachas, dibujos, significados, avisos... pequeñas notas que buscan la metamorfosis personal, el obsequioso vomito descompuesto de la verborrea y el suntuoso recuerdo de engranajes y piezas mecánicas para futuras novelas, cuentos y uno que otro poema. Oh!, sin olvidar, contactos y los ciclos que marcan el espíritu que debo seguir durante un lapso de tiempo que es definido al termino de las actividades que marca el gran, magno, poderoso ciclo. 

Tengo dos de esos cuadernos, uno esta agonizando (a falta de más hojas) y el otro ha sido completado deficientemente, ya que lo prostituí con apuntes escolares de gramática. 

Pero volvamos al día en el cual me sentía obsoleto y abandonado; por unos minutos paso por mi sesera que  había caducado (si puede ser eso posible), supongo que también los grajus llegan a cansar, y debe ser por su sangre homínida. Así, el concierto comenzó, el grupo era Antoine Reverb. El modesto concierto termino pasadas las 10:30 y me apresure a marcharme. El plan A, consistía en tomar la ruta 51 y pagar la suma de 6 pesos. Mas el 51 no apareció. El plan B, era similar al plan A, tomar la linea de camiones Turquesa o Tur y pagar 9.50 pesos. Cuando estaba apunto de pasar al plan C, que era tomar un taxi y pagar poco más de 50 pesos, conocí a Nayeli, una chica agradable.

Lo siguiente son notas de borrador que perdieron sentido:
no recuerdo como sucedió, pero estoy seguro de que ahí fue.   debo dar nombre (cualquier sugerencia será cordialmente recibida y posiblemente reciclada)

jueves, 4 de febrero de 2010

Patético



¿No han sentido alguna vez cómo el vacío los succiona?, no me creo dueño de dicho sentimiento. Hay algo en mi que me hace repelerme, una repugnancia profunda; ver el panorama actual, mi situación de estancamiento y en el peor de los casos la fluidez de los demás. Muerte. Tantas formas de morir y ninguna posible, ninguna que nos haga estallar, simplemente dejar de existir. Música. El remedio que contiene la ira auto-infligida; ¿y qué haremos cuando ya no podamos contenerla?, acaso tomaremos el cuchillo de cocina que de niños tomamos y lo colocaremos como lo hicimos entonces, temblando, el filo en el tórax y que con dolor, mas sin voluntad, presionamos... presionaremos   y volveremos a dejarlo caer, para acurrucarnos en la esquina más próxima, odiando el apeste cobarde que despedimos.

Todos se van, si no es que ya se fueron. Estoy seguro que me quedaré solo... y no es que le tema... pero, porqué no puedo largarme yo también, dejar este mundo de mierda en el mejor de los casos, perderme... Actualmente no encuentro un verdadero escape a la presión intelectual, la presión profesional, la individual, la social, la sentimental... ojala dejara de sentir... y cuando dejo de hacerlo, busco desesperado la forma de ...quisiera ser consolado, querido, amado. Es tan extraño, tan desconocido para mí. Algo no funciona, yo no funciono. 

Y hay algunas personas, que desearías con desesperación dejar de querer, y  dejar de recordar, o por lo menos de percibirlas, pero la persistente estúpida memoria siempre canturreando con ternura y desesperación... Deseo morir, desesperadamente... y unos brazos donde caer. "Yo quiero abordar", pero el tren hace tiempo se fue y cada vez que lo espero de nuevo, es siempre demasiado tarde. Apenas si logro idiotizarme, y cuando finalmente pasa, resulta que no es reciproco... y como podría, si amo como un niño, como un amigo, sin pasión. Entonces considero seriamente la opción de ser asexual. Nitidez.

Dinamita, fuegos artificiales, ve que veo, mira mi rostro extenso, cicatrizado y mordido, la furia con que ladramos debería alejarnuestrospasos. No sé la razón por la que grito, o por la que a veces lloro. Mutismo.
Mustio. Oooo viruela... quisiera ser insultado, significar, significar, significar... algo.

miércoles, 20 de enero de 2010

Dolores árticos y polares



...cristal goteando en cristal...
continuo, sereno y pesado...


-------------------------------
Quisquillosos hielos aprisionan
la insulsa geometria
de su cuerpo.


------------------------------
Y ahí voy otra vez,
en una noche lunatica
en que los danzantes no matan
se pudre el oscuro,
el negro fermento
silva y cruje, mi piel en conserva
resbalando con desgano
ladera abajo:
partirme la cáscara
del ya hueco cráneo...
 ¡Vean de la sesera fluir
colores distantes, ígneos, grisáceos.


---------------------------------------
La tetera nos perturbó desde la cocina, y yo borrando la mueca divertida le dije:
-Es el chillido del norte que hiere y que corta... nu u uestra ree e spiración... pu u  uulmones puu ul verizados.

-------------------------------------------------------------------------
Cían desordenado desvelo lila amoratado corre y lamenta dile a tu perra Cliver oh Cliver ve por el balón mas nutrias marinas persigo colegialas en grados farenheit tú divina adivina pero no quiero saber cuantos dedos cuentan las tus horas dedos una pizca en la mejilla se sonroja y disimula el carmín un hoyo austero que persiste pero fijate bien hematropía  ya rasgan las fucsias bisagras ruca mentira y que si fingidas pisa claro ora alabando pero no te pierdas consuelo de invierno sí  mucho exagero.

jueves, 7 de enero de 2010

¿Acaso Folklorista?



Siguiendo el hilo de lo ya escrito con anterioridad, les diré que de nuevo me tienen aquí, a las 4:50 de la mañana. Y es que; tenía tanto por contar y ahora ya no sé ni que decir. Me pregunto si será realmente mi condición glum (hombre-ave) lo que me hace venir frente al monitor y comenzar a golpetear las teclas como picotazos en un tejado, o son los ronquidos de mi broda, que cada día son más trepidantes y severos, los que me hacen madrugar. Lo cierto es que me siento bien. Sé que durara apenas unos cuantos días este sentimiento, porque se me viene un semestre de tormentos; con lo que probablemente serán tres materias a repetir (espero la numerología me haga el paro), nada de motivación, ni de vitalidad... pero eso sí: toneladas de "me vale madre".

Ya en serio, por fin he conseguido el material que quería para proseguir con mi bestiario y me he quedado mudo  ante lo que al parecer es una masa inagotable de información, en lo que yo apenas si había metido la nariz. Lo que pasa es que ayer me compré el Diccionario de las hadas de Katharine Briggs y me enteré (entre otras cosas) que hay gente que se dedica a todo este asunto de los cuentos, leyendas, supersticiones y en si todas aquellas tradiciones orales y escritas de una cultura, subcultura o grupo social, llamados folkloristas o folcloristas y no me la podía creer "¿acaso he encontrado mi profesión?" me dije un tanto aturdido mientras leía el prefacio. Yo un ente perdido en todos los ámbitos, había vislumbrado la posibilidad de una luz real. Ademas la palabra folk ya por mucho tiene una fuerte carga emocional en mi (me gusta la música folk), aunque eso bien podría cegar mi buen juicio.

Briggs dice que su primera intención al escribir el libro era tratar todo el campo de las creencias sobre las hadas, como hizo un tal Thomas Keightley en su Fairy Mithology, pero que aunque sólo se hubiera enfocado en las de Europa, aun superficialmente, habría implicado un libro diez veces más grande, y hablamos de un libro con más de 300 páginas. De cualquier forma ese gran gran gran libro, que mas que libro es una enciclopedia, se ha estado realizando desde los 60's y se cree constara de 14 volúmenes con aproximadamente 3600 artículos en orden alfabético. El proyecto comenzó con Kurt Ranke y ahora continua con  Rolf Wilhelm Brednich. En el 2009 ya se habían publicado 12 volúmenes , más la 2° faceta del volumen 13 de alrededor de 800 autores de varios países del mundo. Cada volumen consta de tres facetas en un total de sendas 720 páginas. La monstruosa colección llamada Enzyklopädie des Märchens tratará las siguientes áreas:

  • Teorías y metodologías.
  • Preguntas. Problemas de estilo y estructura. Cuestiones de contexto y funcionamiento.
  • Importantes tipos de cuentos y arreglos.
  • Biografías de estudiantes, coleccionistas y autores.
  • Revisiones nacionales y regionales.
Una belleza... casi se me salen las lagrimas.

Se centrará en las tradiciones orales y literario narrativas de Europa y todos los demás países influenciados por su cultura.

Bien, por lo menos ya sé a que idioma tirarle en la materia de lengua extranjera: Alemán. Mi destino: Göttingen. Mientras tanto me conformo con mi modesto diccionario enfocado en las tradiciones británicas, escocesas, galesas e irlandesas y les dejo con una transcripción; un párrafo de muestra, del articulo en el que me quede.

"Animales feéricos. Los muy numerosos animales feéricos, sobre los que existen muchas tradiciones en las Islas Británicas, pueden dividirse en dos clases principales. En primer lugar, los salvajes, que existen por derecho propio y no están sometidos a nadie, y, en segundo lugar, los domesticados, criados y utilizados por las HADAS. A veces es difícil distinguir entre estos dos tipos, ya que las hadas de vez en cuando dejan que sus animales corran libremente, como, por ejemplo, el CUSITH de las Highlands, que generalmente permanece en los BRUGHS como perro guardián, pero a veces tiene libertad para vagar a su aire, y el CRODH MARA, que a veces visita los rebaños humanos. Pero la distinción generalmente es clara. [...]"

 Göttingen. Enzyklopädie des Märchens. Alemania