lunes, 15 de julio de 2019

Volver o no a ser agnóstico

La postura atea parte de que la hipótesis de un dios es un recurso que el humano ha usado siempre que no entiende el origen de algo: se usó para explicar la lluvia, la salida del sol, el por qué de la especie humana, y cada vez se va alejando más de las particularidades (cuando su origen es resuelto) para pasar a las generalidades, o hasta la totalidad.

Entonces la probabilidad de que la hipótesis sea errónea aumenta por el número de veces que ha sido refutada para explicar algo que antes no se entendía. Y el campo de acción o intervención de un dios, se va reduciendo a 1. Un plan o programa para determinado fin, y 2. la creación de la materia-energía con su correspondiente comportamiento y tendencia al orden.
La primera es consecuencia de que los humanos siempre queremos darle sentido a todo, sobre todo si ese sentido nos hace protagonistas o participes de un fin; si la vida va del punto A al punto B nos aferramos a creer que el resultado de AB es el infinito porque no queremos dejar de existir, pero desear algo no lo hace más cierto. Si la vida necesariamente tiene sentido ¿para qué existieron los dinosaurios? y... sí, los humanos tienen más capacidades para la supervivencia que los dinosaurios, pero eso no nos hace más especiales cuando comprendes lo fatídico que es el universo y nuestra tendencia a organizar el mundo, ocupándonos del futuro solo cuando las amenazas a nuestra especie se vuelven presentes y masivas: pestes, armas nucleares y proximamente calentamiento global.

La evolución del universo puede llegar a ser inhospita para la vida. Quizá no tanto para la vida artificial. Entonces nosotros seríamos solo un eslabón más en la cadena. Una cadena que puede estar produciéndose en unos cuantos exoplanetas de las muchas galaxias existentes, e igualmente, en otros tantos ser interrumpida por cataclismos o fenómenos sociales.

Para descubrir si el supuesto plan divino es real, habría que estudiar la cadena de eventos y sopesar todos los finales y ciclos resultantes posibles, tomando a la humanidad como una más de las tantas variables posibles en el acontecimiento de vida orgánica inteligente. Pero nuestro espectro de conocimiento es demasiado corto y por tanto limitado en cuanto a predicciones.

Si pensamos en la segunda opción para darle a un dios su razón de ser, sabemos que existen otras alternativas que descartan a un creador para explicar el origen de todo, así que tomando en cuenta las varias veces que la hipótesis ha sido removida por la verdad, lo más probable es que esta última también sea una de tantas. Además, sinceramente suena infantil pensar en un ser que se dedique a crear materia. Puede que el universo siempre haya sido tal cual es, que sea infinito, un atributo que igual se le concede a dios sin cuestionamiento alguno.

Finalmente, que a mí no me guste la hipótesis, tampoco significa que no sea cierta. Sin embargo, dentro de mi postura cosmológica asumo la decisión personal de descartarla.Y para ser completamente honesto, me gusta la idea del plan supremo, pero no veo la necesidad de que deba ser tramado por un ente todopoderoso, ni un solo indicio, y si no es todopoderoso, entonces no es dios.

Podría decirse que mi postura ideológica es atea, pero soy tolerante ante quienes sostienen la hipotesis de un dios, porque por más improbable (dentro de una escala historicamente humana) e infantil (debido a su naturaleza antropológica) que me parezca, aún no se han resuelto las dudas que le dan el beneficio.

lunes, 13 de mayo de 2019

Del movimiento sin objetivo

Comparto la indiganación por el trato injusto, los roles de género, los salarios desiguales, el despido por embarazo y parto, el acoso, las violaciones y el aumento de asesinatos pasionales.

Sabemos que papá gobierno está rebasado, maniatado e incapacitado. Las marchas son un tanto para evidenciarlo. Pero también son para hacer visible la indignación y ponerle nombre y rostro. Y finalmente conforman lazos.

Detrás hay todo un conjunto de organización que busca diferentes formas de construir relaciones, cultura, economía y política.
Pero ¿quienes son?
¿Quién organiza, quién conforma el discurso? las más sociales, las más escuchadas, las más poderosas, las más influyentes, pero... qué te dice que no hay en estas filas más de una con algún trastorno debido al maltrato: borderlines y narcisistas.
No faltaran las visiones misándricas y machistas (aunque en contra del hombre).

Aún si la causa es justa, y con más razón, por ser la causa justa, el adoctrinamiento y la manipulación a báse de mezclar la dura realidad con lo que se desea escuchar, y no lo que se necesita, despierta un mar de cuestionamientos y críticas. Muchos queremos cambiar esta realidad de mierda, pero no compartimos algunos métodos. Como lo es el que se descarte el punto de vista masculino, o el papel biológico en la violencia, o el ser silenciados por contar con ventajas sociales y biológicas (mal llamadas, despectivamente, privilegios) porque paranoicamente se cree que tratamos de defenderlas, siendo que, ni las pedimos ni las podemos eliminar; y para quienes gustamos del uso estético del lenguaje, los casos más ridículos y forzados del lenguaje experimental inclusivo (yo opto por  usar indistintamente un nosotras o un nosotros), o el apoyarlas incondicionalmente en su encrucijada y en estado de sumisión, soportando insultos y reclamos impersonales, o el hecho mismo de resultar incuestionable el movimiento solo por ser una causa justa, como si no existiera algún movimiento en la historia que comenzó como justo (según el zeitgeist de la época) y la misma historia terminó condenando. Se me escapa una. Era importante. Si vuelve edito.

Ojalá llegue el día que podamos construir juntos, sin casarnos con alguna corriente o ideología específica, usar más el sentido común, hibridizar y diseñar sistemas y estrategias para relacionarnos y desbancar el machismo de la tradición sin violentarnos unos a otros. Por mi parte haré lo que pueda en lo literario y trataré de formular algún plan para compartirlo por donde pueda... sí, redes... benditas redes.


lunes, 1 de abril de 2019

Un albañil alemán

Ese alguien que tienes por especial, por única, prefiere intimar con un cualquiera. Idea paranoide.

Imaginen unos lentes que filtren a la gente de acuerdo a sus hábitos, gustos, y preferencias afectivas; te ahorrarías el dolor de enamorarte de gente incompatible, y los subsecuentes traumas por interacción. 

Ya me imagino, plazas públicas transitadas que a través de los cristales se ven vacías.

También podría hacer una encuesta para fines de investigación, que es más fácil... para que no sea una simple idea paranoide rondando en mi mente y deteriorando mi libido, generada por la compañera que de repente me revive viejas escenas inocentes y las convierte en el eco-carcajada a lo descartable que he sido.

Estoy seguro que sí soy valioso, solo que he creído en un mundo compatible con mi sexualidad, en donde el sexo es el máximo nivel para compartir con quién amas o de quien estás enamorado. Tan inocente. Tal vez, en realidad yo soy el cualquiera, y lógicamente descartable. Tiene más sentido.

No, sí soy valioso, solo no deseable. Pero hubo alguien que me amó y deseó. Entonces tiene que ver con el tipo de persona, porque además tengo dos amigas que comparten mi visión, es decir, no es exclusiva. Pero qué tal si el tipo de chicas de las que me enamoro, es del tipo que desprecia y humilla a los tipos que se enamoran de ellas y prefieren intimar con tipos para quienes el sexo no significa nada masque placer. Suertudos costales vacíos. Qué envidia.

 ¿Cómo tratar a alguien de quien te enamoras como si fuera una de tantas para deshacer el maldito nudo de frustración? Aún no he resuelto muchas cosas, pero creo que esta tendría que ser la primera. Tal vez tendría que buscar mujeres para las que el sexo no significa nada y jugar la fantasía de que son ella.

sábado, 30 de marzo de 2019

Carta a Uriel Cormorán

Más te valiera hacer un mapa con las etapas a las que te atienes y las razones para cada actividad. El sinsentido es la trampa que te frena.

Ahora veamos, el ciclo musa de pantano en el que estás estancado, esa angustia que te genera el no entender su manera de reaccionar, de sentir que hay una vida y una sexualidad ocultas e incompatibles en ella, en no poder evitar imaginar futuros alternativos juntos, donde todo fue un gran malentendido o la represión directa o indirecta de familia, amigos o heroínas.

La cura es aclararlo todo, pero no puedes porque te ve como una amenaza y la alteras cuando estás cerca. Lo último que quieres es que tu presencia le haga daño y sus reacciones te lo hagan a ti. No sé, tal vez ella tenga que ser quien decida el momento, cuando se sienta fuerte... olvidalo, probablemente para ella no significaste ningún conflicto interno y te concluyó el día que todo alterado escupiste todas tus inseguridades sobre su relación con el sujeto x, y la interrogante sobre sus sentimientos por ti.

Ahora bien, si ella te dijera que efectivamente mantiene varias relaciones afectivas y sexuales con dos o tres personas, o que de repente no puede evitar detestarte sin razón aparente y buscar inconsciente herirte, o que hay alguien que la protege de pretendientes por alguna causa, o que tiene una vida oculta en la que son mejores las relaciones superfluas y sin compromiso y si entraras saldrías lastimado. ¿Te sentirías mucho mejor? quizá en el momento sería una pesadilla, pero terminando el duelo la herida cerraría al fin. ¿Pero quién revelaría semejantes cosas aún siendo ciertas?

Tendrás que vivir con esa bala atravesándote. No sé si puedas volver a enamorarte, o si la cautela evitará que te dejes ir, o que la bala ocupe un lugar y lo haga inhabitable para alguien más. En tu plan está el verla al final de tus días, no para hablar ni intentarlo de nuevo, sino para sufrir y atreverte a dar el último paso, quién te manda ser tan anómalo y atesorar imposibles. Pero, bueno, para eso falta mucho. Falta intentar muchas cosas para alcanzar unas cuantas metas. Te deseo lo mejor.

¿Y qué pasa si tienes éxito? Si es grande, por fin probarás vivir en otras partes del mundo. Si es de mediano a pobre, el final seguirá siendo el mismo, pero habrá por lo menos alguna ofrenda de gratitud a todos aquellos que te acompañaron e hicieron sentir vivo en su momento. Cuidado con las enfermedades, se te pueden adelantar y frustrar tus intenciones románticas.

¿Qué pasa con el estoicismo? solo sirve en la lucha por tus metas. Tras estas no hay idea que te haga levantarte y olvidar, mediaticamente, un mejor pasado y un futuro muerto.

Ahora salgamos de la tragedia y el romance. Una persona no tiene la responsabilidad de hacerte feliz. La felicidad sin embargo, es corta y espontánea, cualquier búsqueda será frustrada. Pero hacer aquello que te gusta y conseguir pequeños objetivos, o disfrutar de merecidos placeres, es una buena forma de topar con ella.

Hasta hace poco te hicieron entender que siempre te sentirías solo, sin importar el amor o la amistad. Recuerda eso. Recuerda eso cuando quieras compartir tu tiempo con alguien, o tu intimidad... son formas identificables de topar con la felicidad, pero no garantías.

Tampoco sé por qué algunas personas, como tú, no pueden integrarse al mundo y lo rechazan.

¡Vamos, anda, a mapear y entrever fechas!

sábado, 23 de marzo de 2019

Me surge un gran dilema de la paranoia cotidiana. Qué tal que el tipo de mujer que concidero mi tipo, en realidad son las peores, entonces no tendría que ser mi tipo, tendría que buscar algo diferente, o algo ya conocido y funcional, como mi ex, con quien, sin embargo, no sucedió un flechazo de enamoramiento, sino más bien deseo, amor y complicidad. 

Al referirme a las peores, supongo que pienso en mujeres cuyas consecuencias de su inestabilidad emocional, en conjunto con cierto grado de narcisismo, se reflejan en actos de promiscuidad e infidelidad con o sin alevosía; con, cuando odia al género masculino, y sin, cuando solo responde por instinto a sus impulsos egoístas y a sus inseguridades.

Si bien hay muchas cualidades por las que podría admirar a la indicada, lo que acelera mi ritmo cardiovascular son apenas unas cuantas manifestaciones violentas, de reciprocidad, de lucha interna, de posesión y cariño. Creo yo que en lo violento radica el germen de inestabilidad emocional. Las mujeres normales no dan muestra de nada hasta que se sienten conquistadas, y yo no conquisto.

Nuevamente he llegado a un callejón sin salida.

Recuerdo a una amiga, que no le importaba conquistar al chico que le gustaba, hasta donde la conozco, bastante estable, por tanto, poco o nada violenta; no transgredía el espacio personal del otro, solo le hacía saber lo que sentía por él, así que tampoco había ninguna lucha interna, luego nada posesiva y sí muy cariñosa; cultivaba amistades superficiales al por mayor, pero se aseguraba relaciones de pareja intensas y mágicas.

¿Y qué tal una inestable asexual? Olvidalo me gusta el sexo, extraño el sexo.

No hay salida.

jueves, 21 de marzo de 2019

¿Por qué me resulta tan repulsivo el fetiche de las mujeres por las figuras de autoridad? ¿de dónde proviene esta nausea? ¿son acaso celos porque yo no poseo tal atributo? ¿es por el conflicto que me genera la autoridad debido a la clásica rebelión psiquica contra mi progenitor? Si alguna vez, en un arranque pasional asesino a alguien, seguramente será un maestro, un policia, un político, un jefe, un supervisor, un director o hasta un hombre casado. La razón tendría que ser por una infidelidad, es decir algo meramente sexual. En lo literario necesito que este tipo de hombres sean los villanos, y las mujeres que se meten con ellos, la tipa tonta a la que le arruinan la vida y que al final es rechazada hasta por el patético protagonista (es decir yo), quien iba en serio con ella desde el principio, no como el culero patrón casado que se aprovechaba del fetiche para coger sin consecuencias. Pero que no contaba con el metiche protagonista y el agrio escritor, que le darán la suerte que merece el grandisimo hijo de perra; despojarlo de su cargo, confrontarlo con el chingo de embaucadas, los accidentes vergonzosos como las enfermedades venereas y los parasitos pubicos, una capacidad intelectual que lo hace presa fácil de humillaciones por sus subalternos, comportamiento tiránico e impotencia, etc, etc, etc. 

viernes, 8 de marzo de 2019

Es difícil ser estoico cuando estás ebrio. Es la segunda vez que lloro en el transporte público. Ambas han sido por la misma sensación de no pertenencía, en parte soledad irremediable y en parte vacío por no conectar con nadie. No tengo una lucha en común, ni una meta, y con quienes me sentía afín en pasiones ahora viven lejos en otros estados. Algún día los iré a ver, o ellos vendrán... pero mientras, me queda brindar a su salud.

Mi tormento no se desvanece, trato de imaginarla feliz en compañía de alguien, e instantaneamente se me llena la cabeza de veneno; ¿por qué tendría que ser tan fácil con alguien más? ¿por qué fue tan díficil intentarlo conmigo? ¿pude haber reprimido mi libido un poco más? ¿no era eso engañarla?

Hay en los genes del hombre una jauría que terminará por despedazarnos. 

jueves, 14 de febrero de 2019

Por qué no me gusta dialogar con feministas

Por ser varón estoy automáticamente fichado como privilegiado defensor de mis privilegios, todo lo que diga será en favor de estos.

Están en contra de mi libido monstruosa, que por más horrible que sea, es parte de mí; es como si yo estuviera en contra de su periodo. Despierta en mí un bloqueo contradictorio, algo que odio y que a la vez no puedo suprimir.

El problema dogmático de las ideologías, en que las teorías se convierten en leyes irrefutables.

La postura inquisidora y correctiva de algunas de sus integrantes.