jueves, 23 de marzo de 2017

Mis hermanos oyendo una y otra noche diferentes versiones de la intro de la GT que me remiten a un solo referente de tortura. 

viernes, 17 de marzo de 2017

El Prólogo omitido de mi novela en proceso

Con esta novela pretendo dejar tres cosas atrás: una vida de amparo bajo el techo de mis padres, una temática de índole cristiana, y una perspectiva desde el encierro. Es decir, todo lo que menos me gusta de mi presente y de mi pasado. No sé si el resultado me sea favorable, de cualquier manera estoy determinado a largarme. Todo el mundo viaja por estudios, por trabajo o porque tienen recursos suficientes, yo no tengo nada de eso, pero no dejaré que la carencia me suprima. Obtendré una perspectiva de la aventura si es que sobrevivo a esta misma.  

Entre tus fauces juega a ser una reliquia de un tiempo futuro. Un manuscrito que da evidencias del origen de una religión. Una religión exprimida de las ultimas patadas reformadoras de una iglesia manoseada hasta el hartazgo para sobrevivir a las nuevas tendencias sociales. Una iglesia utópica o distópica, según desde donde se quiera mirar, con sus respectivas instituciones. 

He buscado dejar en ella un erotismo sutil e implícito. De igual manera la ciencia ficción tendrá un papel fundamental, pero guardando su distancia desde fuera. Temas más explícitos serán la locura, la sacralidad y la convivencia en el encierro. 

La lectura de Entre tus fauces será compleja, porque es el lector quien tendrá que arreglarselas para entrever lo que el narrador tiene frente a sus narices pero es incapaz de ver. De todas formas el lector tiene elementos extra para poder ayudarse y llegar a sondear los sucesos que agitan la vida de la congregación; entre estos están las cartas y las notas a pie de página. 

Esta será mi primera novela, por lo que también tiene mucho de experimento, y por tanto, no creo que llegue a ser una gran obra para la posteridad. Es como un ejercicio para concretar el género que siempre he visto como cúspide de la escritura y que a la par me sirve para despegar y despegarme y despedirme de mi vida actual.

Ojalá pudiera dedicarsela a mi familia, si tan solo no estuviera tan llena de frustraciones que parecen espejo de esta. ¿A mi musa? no tiene sentido, a ella no la he tenido en cuenta a la hora de dar vida a mis personajes femeninos. Entonces será para mis amigos: para Manuel que siempre está ahí para darme ánimos a continuar, a Moises y Óscar que con sus críticas he crecido, a Julio, que siempre será mi editor, a Miriam y a Andrea, que siempre dan los mejores consejos, y finalmente a todos aquellos que me pidieron novela o que al platicarles sobre esta me pidieron hacerles saber cuando estuviera concluída y lista para ser leída: Andrea Rolón, José Antonio, Alejandro Gonzales y mi muy querida Tegthyn, mi musa de pradera.