sábado, 19 de agosto de 2017

Conclusión sobre mi vida sentimental

De qué me servirá terminar todas las novelas posibles, libros de cuentos y el bestiario... de qué servirá cambiar el sistema político de mi localidad, contagiar el cambio al mundo... de qué el conseguir vender mis piezas de artesano y no parar de producir... ese tonto deseo de que ella reconozca en mis logros y en lo que hago aquello que soy. Si no le resulto atractivo, por más que revolucione el mundo, o haga una obra maestra, o consiga el negocio perfecto, ella no va a querer estar conmigo. Además, el tiempo me arruinará el rostro. Y honestamente, yo jamás tendré un cuerpo grande y fuerte, mi físico es delgado. 

Es cierto, hago todo eso porque me gusta hacerlo, no por ella. No tengo que demostrarle nada.

Igual su personalidad y su belleza me subliman. Debo reconocer que está más allá de mi alcance. No es por lo que hace, sino por lo que es. Aunque también creo que soy hermoso, solo que no para todos los ojos, por varias razones. En primera porque mi perspectiva es retorcida, y eso asusta un poco. Y yo me desbordo con cosas muy simples; miradas, cercanía, sonrisas. Y quisiera que fuera recíproco, lo que me causa decepciones. Porque para la mayoría es más importante dar regalitos, apoyarse, decirse cosas lindas. En tercera soy corajudo y melancólico, sin embargo soy alegre si debo convivir con mi gente, si no puedo estar alegre con ellos, prefiero alejarme y amargarme solo. También creo que tengo gustos poco usuales y eso significa que con muy poca gente puedo compartirlos.

Por mi parte, sé que a más de una le puedo llegar a gustar y resultar atractivo, lo que es una lástima porque a mi solo me llena una mujer, y no deseo causar ningún sufrimiento unicamente por pasarla bien y no desperdiciar mi juventud.