miércoles, 18 de abril de 2018

Ante editores mamones

Hay escritores mamones como hay editores mamones, que descalifican tu trabajo debido a tu personalidad, ideales, estilo, ortografía, o raquitica trayectoria. O que dada su falta de profesionalismo descalifican tu persona por algún mal trabajo que llegues a compartirles. Podemos seguirles el juego con el mismo sarcasmo con que satirizan nuestros esfuerzos o podemos comportarnos por encima y continuar ofreciendo parte de lo que somos en unas cuantas cuartillas, con respeto, otorgando una atención minima a sus menosprecios. Un editor serio es como un psicólogo, se guarda los juicios moralizadores respecto a su cliente. 

Así como hay escritores que creen que su pluma está por encima de cualquier otra, hay editores que creen que su criterio está por encima de cualquier otro. Evitales ese poder, no te desmorones ante sus críticas, y mucho menos si lo que buscan es desalentarte a seguir escribiendo. Es un hecho que la mejor y principal crítica es la autocrítica, le sigue la de los autores consolidados, luego la de aquellos que aún no consiguen adueñarse de un estilo, y finalmente, la de los académicos, en donde estarían también los editores; esta suele ser bastante rígida, austera y metódica, carente de recomendaciones. 

Esta entrada la hice por un mal momento que pasé en una de las tantas redes sociales de revistas literarias que existen. Abusan de los memes. Casi casi te dan el manual del tipo de escritor (como persona) que no quieren. 
Publicar un comentario