domingo, 10 de septiembre de 2017

Musa de Pantano


Empañas tus pensamientos con palabras.
Los lapidas con sentencias.

Eres ese cuento que te dice de una existencia insípida
mientras te insinúa una colisión de astros,
una catástrofe y una tragedia,
lujuria enclaustrada, contenida...

Cierras iracunda la página,
la retuerces en tu mano,
me la tiras a la cara.


¿Por qué encontraste un escritor sin buscar nada?
A aquel que conoce y domina el juego de las adivinanzas, de las escondidas y de los disfraces.
Mujer, eres de lectura irresistible.
Muy a tu pesar, lo sé.

Publicar un comentario