lunes, 10 de junio de 2013

Cambio de planes

Algunos nacemos con las capacidades desequilibradas, ni siquiera sé qué habilidades son esas de las que hablo, nunca encontraré mi lugar; definitivamente la licenciatura en letras hispánicas me sobrepasó, ni hablar. Qué sigue. Hacer todo lo que siempre he querido, lo posible... ahora terminar la escuela no está de ese lado. He de armar mi lista. Realista. La autosuficiencia económica tendré que dejársela al destino. Ya había quedado claro que afectivamente sólo aspiraría a un poco de compañía y atención de aquella persona a quien deseo. Oh, ya, algún día tendré relaciones sexuales, lo pondré cerca del final; probablemente será con una prostituta. Qué más... más. Viajar a Concepción. Ahorrar lo suficiente para el viaje con pocas aspiraciones de retorno, si logro sobrevivir a la vida allá, los planes volverán a cambiar, y el regreso llegará a ser nuevamente una alternativa. Montar un caballo puedo hacerlo aquí.  Qué otra cosa. Los librillos, claro, nunca he dejado de pensarlos mis queridos. Pues ya, es todo y no es mucho, cuanto gusto :) Este es el nuevo curso del camino, lejos de las certezas. Trabajos temporales y de poco a poco conseguir lo que quiero. Al azhar dejo el amor, la estabilidad y el confort. La vida dura, sí, se aproxima. Tendré que acostumbrarme a salmonear (nadar contra corriente); en las aguas de la familia, de lo razonable, de las costumbres sociales y como siempre, sólo queda ver qué pasa con esta nueva dirección.
Publicar un comentario